EN MIS SUEÑOS TE RECUERDO (parte 5)

jueves, 7 de agosto de 2008

 


Matt se quedó mirando a su hermana, luego miró a mi hermano y luego depositó la mirada fija en mí. Me encogí de hombros. Joni se reía y no sabía el porqué. Dio una palmadita a Eric- A todos nos llega hermano…- ¿a todos nos llega el qué? Me pregunté. Eric no paraba de mirar a Vero y esta no paraba de mirarlo a él. De pronto se le cayó el cubo de la ropa. Eric corrió a ayudarla.- ¡Oh vaya, soy una patosa!- Eric la miró.- No eres patosa, solamente has perdido el equilibrio.- dijo con una sonrisa.- ¿Eres hermano de Alex?- me hizo gracia que ya supiera mi nombre, la verdad es que me pasaba horas en su casa.- Me llamo Eric.- ambos se volvieron aquedar en estado de shock mirándose fijamente. Miré a Matt.- será mejor que los dejemos solos …- dije riendo- si noto como que sobramos.- Joni me siguió el juego. Eric se giró fulminándonos con la mirada y vero estaba roja tomate. No pude evitar carcajearme de Eric. Joni tampoco pudo evitarlo y me siguió con la risa, Matt también explotó y a Lisa se la contagiamos. Eric nos maldecía.- ¿Os quedareis a cenar?- dijo “Vero luz laser de discoteca”- Eso es a lo que les iba a invitar…- dijo Matt entre risas. Vero lo miraba con odio.- ¿Tanta gracia te hace pues quizá yo también te tengo que poner en ridículo no crees?- Dijo mirándome a mí y seguidamente a su hermano. Matt tragó saliva.- Está bien ya paro de reír… perdona…- Eric le abrió la puerta del patio a Vero para ayudarle con la ropa. Miré a Matt con travesura.- ¿Qué escondes Matt?- dilate las pupilas y lo señalé.- ¡Te haces pipí en la cama!- arrugó el morro. Y empezó a perseguirme. Subí por las escaleras hasta llegar a su habitación. Me tiró un cojín. – Eres muy graciosa, ¿sabes?- dijo en tono de burla.- Y tu muy fácil de picar.- dije entre risas.- De repente empezó a reírse como un poseso. Puse cara extrañada.- ¿Te has fijado en la cara de Paul?- Reí con ganas.- Si, estaba realmente … ¿Salado?- dije entre las risas.- Hablando de eso. Matt, ¿ Tu sabias que … Paul no era mi novio verdad?- Matt asintió con la cabeza.- Te lo intenté decir pero no me hacías caso. Siempre estabas… Ah pero es que yo lo vi eh, yo lo vi.- dijo burlándose de mí. Gruñí.- Es que yo lo vi.- Matt se rió por mi respuesta. Le tiré otro cojín. Por la puerta aparecieron Joni y Lisa.- ¿Os hemos dejado suficiente tiempo para hacer vuestras cositas?- Joni a veces era idiota… Lisa se sentó a mi lado.- Creo que los hemos interrumpido, Joni.- Joni chasqueó los dedos- Ai qué pena, yo que quiero ser tio…- Le tiré otro cojín.- Pues eso se lo dices a Eric que seguro que pronto nos concede ese deseo.- dije entre risas. Por desgracia esa risa se borró de golpe, Eric estaba en la puerta de la habitación.- Muy graciosa Alex…- Se abalanzó sobre mí y empezó a hacerme cosquillas.- Ves hasta mira las confianzas que se toma en una casa ajena.- Dijo Joni.- Eric esta vez se abalanzó sobre él y con el puño le fregó la cabeza.- ¿Por qué no dejáis de meteros con migo, eh?- Me encogí de hombros.-Es divertido- Me miró amenazante.- Por cierto señorita tiro salsas a quien se meta con migo…- Ya me iba a tocar la bronca del siglo… De pronto levantó la mano para chocar los cinco.- ¡Bien echo renacuaja!- Le choqué los cinco, en ese instante recordé mi décimo cumpleaños. Eric me llamaba renacuaja siempre. Mamá estaba embarazada de Leo y Ben apenas tenía uno o dos años. – Me regalaste un taburete son … mamón…- dije gruñéndole. Él dilató las pupilas, Joni y él empezaron a reír como nunca.- es que por aquel entonces ya eras bajita …- cogí los cojines.- Matt, Perdona.- Empecé a tirarles todo lo que encontraba.- Bueno, bueno, sooo cabrita… voy a bajo a ayudar a tu hermana con la cena Matt.- Todos lo miramos con maldad.- Enséñale a lavar bien los platos eh…- dijo Matt divertido. Eric puso cara de burla y salió por la puerta. Estuvimos un rato jugando al sing star. Siempre ganaba yo- Esto está amañado- dijo Matt. Reí.- Si cantas mal no es mi culpa.- Dije riéndome.-Bah vamos a bajo que seguro que la cena ya está.- efectivamente ya estaba pero… eso no fue lo que nos llamó la atención. Eric y Vero …- ¡Vero!- dijo Matt- ¡Eric!- dijo Joni imitando la reacción de Matt y no pude evitar reírme. Los dos se estaban besando.- ¡Matt!- dijo Vero sonrojada.- ¡Joni!- Eric estaba también rojo. Lisa y yo nos miramos divertidas.- ¡Alex!- dijo esta- ¡Lisa!- la llamé entre risas.- Esto… bueno, vamos a cenar…- Vero estaba realmente nerviosa. La cena estuvo bien, si no fuera porque los únicos que hablábamos éramos Joni, Lisa y yo. Al acabar Eric se levantó.- Bueno ya es tarde, será mejor que nos vayamos…- asentimos con la cabeza. Lisa se quedaba a dormir en casa así que no la tendríamos que llevar. Me levanté pero Matt me agarró del brazo.- Alex, ¿podemos hablar?- me sorprendí.- Claro…- me llevó a su patio.- Alex, lo que te intenté decir el otro día en la playa…- me miró fijamente.- Yo… veras …- suspiró.- yo te quiero mucho…- sonreí.- Yo también te quiero mucho.- Chocó su palma de la mano contra su frente. Suspiró.- Alex, verás, yo…- La puerta que daba al patio se abrió.- Alex, venga vamos …- Le miré.- ¿Me lo dices mañana?- miró al suelo y se encogió de hombros. Le di un beso en la mejilla y me fui.

Los días siguientes estuve esquivando cualquier contacto con los de “la banda de Sam”, incluido Jacob. Estaba harta de sus engaños. En la hora del patio estábamos en los bancos situados debajo de un árbol. Tenía una sed terrible.- Oye, voy a beber agua ¿vale?- le dije a Matt. Me levanté oí como uno de mis amigos decía “cuidado no te caigas” le hice una burla.

Llegué a la fuente. Bebí un poco de agua. Me disponía a ir cuando una mano tapó mi boca me estampó contra la pared y me acorraló.-¿Se puede saber por qué me evitas?- La mirada penetrante de Jacob Black se encontraba justo enfrente de mí. Intenté irme sin decirle nada pero me tenía acorralada. Suspiré.- Tu sabias que Paul me estaba engañando…- dije furiosa.- ¡Claro que lo sabía! ¡Por eso te decía que no fueras con él!- eso era cierto, seguramente yo misma me había montado esa escusa para alejarme de él y de lo que yo sentía…- Da igual… ¿me dejas pasar?- El negó con la cabeza.- Alex, estoy empezándome a cansar de tu maldita amnesia.- me sorprendí.- Pues ya somos dos.- dije enfadada. ¿Quién se creía que era? De lo enfadada que estaba logré escaparme de su prisión. Lo miré fríamente y me fui hacía Matt.- Vamos a clase.- le dije sin dejar de mirar a Jacob. De pronto unas chicas pasaron por nuestro lado.- Si, yo también lo pienso, Jacob Black no está nada mal. ¿le digo algo?- Algo en mi interior Rujio incluso mi collar desprendió una extraña luz. La chica se acercó a Jacob. Y yo instintivamente la seguí. – Hola Jacob…- dijo tímida la muy… instintivamente toqué con un dedo su hombro. Ella me miró asustada.- ¡lárgate!- dije totalmente seria. La chica se fue casi corriendo. No sé el porqué, pero me vino un bol de espaguetis a la mente. Me dispuse a irme cuando Jacob volvió a agarrarme nuestras narices volvían a estar totalmente juntas.- ¿Por qué has hecho eso?- me sonrojé.- Llego tarde a clase.- dije con la esperanza de que me dejara ir. Por suerte Matt llegó.- Alex, vamos llegamos tarde y Raúl se pondrá nervioso. Por suerte Jacob me dejó ir y pude llegar a clase sana y salva.

-Chicos, el profesor de gimnasia de primero del penúltimo año se ha puesto enfermo, por lo que estos harán la clase con nosotros.- Maldecí a Paul y a los demás al pensar que tendría que compartir una clase con ellos.- Pero, no estoy de acuerdo, deberían de hacer su actividad después… - dijo Matt. Raúl lo ignoró.- Vamos, todos al patio.

JACOB P.O.V:

Por una parte estaba feliz, Alex estaba celosa, por lo tanto sentía algo por mí. Tenía la esperanza de que me recordara pronto. Además la había dejado ir a clase por que le tocaba clase con nosotros. Bajaba las escaleras. La vi hablando con Matt, eso rubito me tenía bastante harto. – Está bien chicos, vamos a jugar a un juego que se llama MATAR, cada grupo tiene su pelota, el último superviviente hará que gane su equipo. Nos dividiremos por clases. Mi clase contra la del profesor Victor.- sonó el silbato. Alex agarró la pelota con fuerza y se la lanzó a Paul a la cara. Se la paso a un amigo suyo que hizo que Quil muriera en el juego. Luego Matt mató a Embry. Sin duda Alex sabía con quien debía acabar. Alex pasó por el lado de Paul.- ¿Te he hecho daño? – dijo divertida. Yo intentaba esquivar todas las pelotas hasta que toqué con suavidad a Lisa, esa chica me caía bien. El juego terminó con Alex y yo como finalistas. Era hora de que uno de los equipos ganara. Ambos esperábamos a que el otro tirara.- ¡Vamos Jacob!- dijo la chica de antes. Le sonreí-Gracias Wapisima- noté un fuerte pelotazo y que hizo que cayera al suelo. Miré, Alex estaba con el morro arrugado y mirándome con odio. Me divertía esa situación. La chica corrió hacia mí. – ¿Jacob estás bien?- intentó ayudarme a levantar, pero otra pelota rozo su cara con más fuerza. Miré y Alex arrugaba el morro y disimulaba mirando al cielo.- Eres una estúpida.- dijo la chica. Alex seguía mirando al cielo. Raúl la regañó pero esta no le hacía ni caso. Matt y los demás la abrazaron.- ¡¡Has ganado, has ganado!!- le decían.- Por qué me he dejado.- dije alto para que me oyeran. Alex me miró.- No señor, estabas demasiado ocupado con la chica como para prestar atención a la batalla, y ya sabes si no prestas atención a lo realmente importante puedes perder lo que mas quieres… - sabía que lo decía por la derrota, pero tenía razón, la había perdido por mi idiotez, por no ver que se desangraba y poco a poco mi recuerdo se borraba de su cerebro. - ¿Jacob estás bien?- dijo la chica. No le respondí. Di unas patadas a un cubo, me puse las manos en los bolsillo y me fui. Algo cálido toco mi brazo.- Jake… no te pongas así, era solo un juego.- volteé a mirar si se trataba de Alex y allí estaban sus hermosos ojos verdes. No pude evitar abrazarla.- Tu eres la más guapa de todas.- dije susurrándole a la oreja. Nuevamente el incordio rubio estaba a nuestro lado. – Alex, vamos a celebrarlo a la cafetería.- Alex no le hizo caso se quedó mirándome.- Ya os alcanzo ve tirando Matt- le dijo sin dejar de mirarme. Matt gruñó y se fue dándole patadas a una piedra.- Alex, yo…- de pronto noté sus labios sobre los míos. Cerré los ojos y la abracé. Temía que se fuera. Se separó unos centímetros de mí.- ¿Y eso?- le pregunté dibujando una sonrisa. Ella estaba roja y se encogió de hombros.- Se qué no debería hacerlo pero…- La volví a besar antes de que acabará la frase. La agarré y la coloqué en mi espalda. Salté el muro le agarré la mano.- ¿Impresionada?- le dije ella tenía expresión de desconcierto. La agarré de la mano. El bosque estaba al lado de la escuela. Sabía de una cueva. La llevé allí. Alex la examinó con la mirada. Me senté y la agarré para sentarla encima de mí. Impulsivamente la volví a besar. Nuestras respiraciones se aceleraban y ella se apartó negando con la cabeza.- No, esto no está bien.- me extrañé.- ¿Por qué no?- Alex suspiró.- Cuando estoy con alguien… con algún chico… noto como si estuviera traicionando a alguien…- en mis adentros me reí. Si estaba con migo no traicionaba a nadie… pero no se lo podía decir aun que muriera de ganas por hacerlo. Arranqué una flor y se la enseñé.- Alex, te deseo ahora, pero si no quieres que te toque lo entenderé, pero al menos deja que te toque ella. Tan solo necesito recorrer tu cuerpo aun que tan solo sea con sus pétalos.- Ella se sorprendió.

(Idea original de Stephanie Meyer// Idea del Fic: Ann, Vero y Ale)

1 comentarios:

jonathan dijo...

yo lo repito d vuelta... QUE RAPIDITO ERIC!!! jajajaja me encanta el ffic.. salvo x paul ¬¬
t kiero ann :)
besos