RECUERDOS BORRADOS (parte 4)

martes, 1 de julio de 2008

 


Parecieron horas, horas perdidas en aquel hermoso laberinto del que no quería salir. ¡Sus labios eran tan dulces!. De pronto se apartó suavemente y me miró con dulzura, y a la vez tristeza. Aprisionó su cara contra mi pecho y me abrazó por la cintura.- ¡Adelante!- dijo con una voz muy apagada. No entendí lo que me quería decir.- ¡Ya puedes burlarte de mí!- Me quedé sorprendido. ¿Burlarme de ella? Noté algo húmedo. ¿Estaba llorando? Mi corazón se encogió al oír uno de sus sollozos. – No me estoy burlando de ti Alex- le acaricié el pelo. Se apartó y se separó de mí.-¡Soy una estúpida anormal!- me extrañé de su reacción.- Alex no eres ninguna estúpida… anormal si … pero estúpida …- me fulminó con la mirada- ¿Qué no soy estúpida?- empezó a aplaudir- ¡Te felicito Jacob!¡Una broma perfecta! ¿Te has divertido mucho?- ¿broma? ¿ De qué estaba hablando?- ¿No te ha gustado el beso o qué?- pregunte ya enfurecido.-¡NO!- exclamó. Eso me dolió.- ¿No? ¡Pues bien que lo has seguido, PULGA!- ya estaba furioso.-¡Tienes razón lo he seguido! ¿Sabes por qué?- Agitó las manos y cerró sus puños.- ¡Por qué soy una maldita cazadora, enamorada de un estúpido licántropo que para colmo ama a una Humana que esta perdidamente loca por un vampiro!- Gritó. Me quedé callado. Alex clavó la mirada en el suelo. ¡Acababa de decir que me amaba! Alex dio media vuelta.-¡Espera!- grité agarrándole del brazo.- ¡Repite eso!- le dije mirando esos ojos verdes llenos de lágrimas.-¿Para qué? Creo que lo has oído perfectamente. Además no quiero más burlas por tu parte, Jacob.- A pesar de su mirada de furia y sus lágrimas, no podía evitar sentirme feliz. ¡Me amaba! Me repetía una y otra vez. De pronto me vino a la cabeza sus palabras. “Mi mamá dice que cuando queremos mucho a una persona, el mejor regalo es un beso”. Por aquel entonces me enamoré perdidamente de ella. ¡Era un estúpido! Todo este tiempo. Y me acababa de dar cuenta ahora.- ¿Por qué no te gustó el beso?- dije por fin. Alex agachó la mirada.- Porque amas a Bella, Jacob…- ¡Bella! Exclamé en mi interior.- Alex yo …- No me dejó acabar. Me selló la boca con su dedo. –Sé que tan solo ha sido un beso impulsivo, tranquilo … - Alex se secó las lagrimas y me dedicó una sonrisa.- ¡Será mejor que volvamos! ¡Eric estará preocupado!- Se soltó de mi mano y empezó a andar.

BELLA P.O.V:

¿Por qué demonios Jacob había reaccionado de tal forma?- me dije. Noté un dolor punzante. ¿Eran celos?- De pronto una fría pero a la vez dulce mano se deslizó por mi mejilla.-¿Bella, estás bien?- desvié la mirada y allí estaba. Edward Cullen, el ser más perfecto sobre la tierra, preocupándose, una vez más, por mí.- ¡Si estoy bien!- mentí. Le dediqué una sonrisa. Me dio un beso en la frente y me invitó a ayudarme a levantar, puesto que me había quedado petrificada en aquel árbol. La música seguía sonando.-¿Me concedes este baile?- dijo entre risas. Sin duda sabía cuál sería mi respuesta. - ¡Sabes que no me gusta bailar, Edward!- me levanté con su ayuda y quedé abrazada a su duro cuerpo. A pesar del frio que desprendía era una sensación sumamente agradable. Mis mejillas se volvieron color rosado de pronto. -¡Cuánto echaré de menos eso!- dijo acariciándolas. Sabía perfectamente a lo que se refería. Mi transformación no iba a tardar mucho. De pronto la música empezó a ser más calmada. Seguramente la fiesta estaba a punto de terminar. Pero eso no supuso un cambio de idea para Edward. Me alzó y puso mis pies encimad e los suyos. Aquello me recordó a la última vez que bailamos. Empezó a tambalearse de un lado a otro provocando que ambos bailáramos bajo la luz de la luna. Aquello empezaba a gustarme. Edward hacía que me olvidara de todas mis preocupaciones. Él sin duda. Era lo más importante de mi vida, lo amaba. Me acurruqué en su pecho de mármol y dejé que sus pies guiaran los míos. Era simplemente perfecto.

ALEX P.O.V:

Por muy beso instintivo que fuera me dolía que me hubiera besado enamorado de nada más y nada menos que de mi prima Bella.

Estábamos llegando a la playa cuando tropecé, para variar, con una rama. Jacob rápidamente me agarró por la cintura para evitar mi caída. De pronto volvíamos a estar abrazados y la nariz muy pegada a la del otro.

PAUL P.O.V:

¿Qué mosca le había picado al imbécil de Jacob Black? Después de que Embry y los demás intentaran calmarme y evitar mi transformación me adentré en el bosque con el fin de partirle la cara a ese destroza planes.

Algo llamó mi atención. Dos sombras inmóviles. Me acerqué con cautela. Allí estaban. Mi adorada y preciosa Alex muy cerca del que yo creía mi amigo, Jacob Black. Me enfurecí. Empecé a temblar y apreté la mandíbula. No permitiría que aquel lobo mugriento la tocara. ¡Alex Shuno era mía!


(Idea original de Stephanie Meyer// Idea del Fic: Ann, Vero y Ale)

1 comentarios:

My Twilight World dijo...

Hola chicas....
siglooos de sigloooos sin escribir... pero quería actualizarme antes de dejar comment
Bueno esto dejo de ser un triangulo amoroso... ESTO YA ES UN HEXAGÓNO jajajajajaaja... y yo pense que las cosas no podían complicarse más jajajajajaja...
En verdad es muy dificil andar divididos entre dos mundos que están destinados a odiarse...
Bueno al menos Jake ya sabe que Alex lo ama, veremos que hace él ahora.
Las pics estan espectaculares

Besos a las tres

que esten bien

su siempre amix

Mary de Ransom XD