UNA VISITA INESPERADA (parte 6)

domingo, 13 de julio de 2008

 


BELLA P.O.V:

Una vez más mi torpeza me jugó una mala pasada. Tropecé con el primer escalón. Pensé que mi cabeza chocaría contra el suelo ya que mis ojos lo visualizaron demasiado cerca. De pronto unos brazos ,duros y fríos como el mármol rodearon mi cintura, evitando así mi caída. Por un instante pensé que, una vez más, Edward había evitado mi encuentro con el suelo; pero ese cuerpo era más ancho y musculoso que el de mi novio. Quedé observando esos ojos dorados que me miraban con firmeza. Se trataba de Andrew, aquel vampiro que tanto llamaba mi atención, no pude evitar sonrojarme al tenerlo tan cerca. De pronto noté una tercera mano en mi cuerpo que me estaba ayudando a levantar. Andrew se apartó. Conseguí ponerme de pie. Edward se encontraba a mi lado matando con la mirada a Andrew. Le miré a los ojos, esos ojos que tanto amaba.- ¡Tranquilo Edward, estoy bien!- dije en un intento fallido de endulzar la furia reflejada en su mirada.- Gracias por evitar su caída- dijo mi novio con tono sereno. Andrew asintió- Me alegro que este bien.- Gra… gracias por ayudarme.- Cada vez que el gen Swan era activado, cosa muy común en mi, ocurría alguna que otra desgracia. Edward y Andrew por lo visto no eran muy buenos amigos.

EDWARD P.O.V:

¿Cómo podía haber sido más rápido que yo?¿Cuánto tiempo haría que estaba observando a Bella? Y lo más importante. ¿Por qué se había sonrojado estando en sus brazos?. Una vez más detestaba no escuchar sus pensamientos. Andrew Denali se traía algo entre manos. No me gustaba en absoluto como miraba a Bella.-¿Te has hecho daño?- le pregunte acariciándole la frente. Ella me dedicó una de sus dulces y hermosas sonrisas.- tranquilo no he sufrido ningún rasguño- torcí una media sonrisa. – Bueno intentaré no caerme esta vez- cerró los ojos mientras sonreía de vergüenza. – ¡Bella eres tan divertida!- Emmett ya se estaba burlando de ella, una vez más. Bella sonrió. – Me alegra saber que mi torpeza al menos sirve para algo- Se oyó una risa que provenía de la voz de Emmett.- Ahora vuelvo- Rozó sus labios con los míos. Miró a Andrew y le dedicó una sonrisa. Subió por las escaleras y desapareció al adentrarse en el baño. Me puse serio. No me gustaba nada Andrew, jamás nos habíamos llevado bien, pero a pesar de todo, le debía que Bella no hubiera sufrido ningún daño en la escalera. Me senté en espera de Bella. Tanya se apresuró a mi lado. Puse los ojos en blanco. Suspiré.- Edward … ¿yo dónde dormiré?- Alice rió- Seguro que con Edward no… - Dijo mi hermana entre risas. Tanya la fulminó con la mirada.- Tranquila no es por ti … es … por … bueno si es por ti – Alice se divertía enfureciendo a Tanya. Al igual que yo con Andrew no se habían llevado bien jamás. Rosalie la observó con dureza. Siempre había una guerra de belleza entre ellas dos. Observé a Clarise con las manos en la cara y Steve aún ablando de lo bonita que era y lo mucho que le gustaba su carácter. Pude escuchar en el pensamiento de mi “prima política” algo que no pudo evitar mi risa. “¡O se calla o juro por dios que lo meto en una hoguera, dios que pesado es!”.

La puerta del baño se abrió. Bella estaba cambiada y como siempre hermosa. Me levanté y me acerqué a ella. – Ahora ya no hueles a licántropo- sonreí. - ¿Estás insinuando que antes olía mal?- dijo entre risas.- Me encanta tu olor, sea cual sea.- Bella sonrió divertida.

-Supongo que ahora si nos contareis, qué tan especial es Bella como para que los Vulturis deseen mantenerla con vida después de todo.- Andrew no dejaba de observarla. Me senté y la agarré por la cintura obligándole a sentarse encima de mis rodillas. La besé en el hombro. – Esta bien, os lo contaremos. – dijo mi padre.

BELLA P.O.V:

Mientras Carlisle explicaba a los demás mi don para que nada de los vampiros funcionara correctamente en mí no pude evitar mirar de reojo a Andrew. Nuestras miradas se cruzaron. Desvié la mirada con rapidez en el sentido contrario a él. Andrew me inspiraba confianza pero a la vez me sentía violenta al verlo. Edward colocó un mechón de mi pelo detrás de mi oreja y me besó en la mejilla. Cerré los ojos para saborear durante más tiempo ese beso. Sonreí y nos miramos con dulzura. Ninguno de los dos prestábamos atención alguna a Carlisle. Al menos yo no. Miré a mi prima que soplaba conteniéndose para no abofetear a Steve que le acariciaba el pelo. Me acordé de Alex nuevamente, y con el recuerdo de Alex uno aún más doloroso: Jacob llorando por la marcha de mi prima. Hacía tiempo que no veía a mi mejor amigo. Me dijo claramente que no quería ver a nadie que le recordara a ella. Ojalá pudiera verle.

JACOB P.O.V:

-“Jacob despierta”- Una voz hermosa sonó en mi cabeza. Abrí lentamente los ojos y allí estaba, tal y como la recordaba. No lo dudé dos veces corrí a abrazarla. – Alex tuve un sueño horrible. Soñé que nos separaban.- sin dejar de abrazarla ella me beso el hombro. – Tranquilo, jamás nos van a poder separar. Yo siempre te perteneceré Jacob. Nuestro destino … - Rozó sus suaves labios con los míos. Deseaba que esa sensación, que ese instante no acabara jamás. – Aun que latina que solo pueda venirte a ver en sueños- puse cara extrañado- ¿ En sueños?- Ella se entristeció. Me besó la frente.- Despierta Jacob … despierta.-

-Me encontré en mi habitación de golpe. Ella no estaba. Me llevé las manos a la frente- ¡No!- grité- ¡Era tan real!- su beso me había parecido tan real, su tacto … Me estaba volviendo loco. Oí un golpe en mi puerta.- Hijo. ¿estás bien?- Mi padre acababa de entrar en mi habitación. Agaché la cabeza. Mi padre levantó mi cara.- Hijo mío, las cosas suceden por alguna razón. - ¡Lo sé papa, pero esto es insoportable!- Mi padre arrugo el morro y puso mirada de tristeza- Ella volverá Jacob. Vuestro destino es estar juntos. Él ya os unió una vez, y como ya sabes hizo que os reencontrarais. Confía en ella. – Sabía que tenía que confiar en ella pero, no podía aguantar más. Por mi cabeza había pasado el ir a España a pesar de su advertencia. – Si Alex vuelve, jamás voy a dejar que se marche, jamás la van a separar de mí. – Mi tono de voz era de furia.- De pronto mi padre dibujó una sonrisa- ¿Por qué no la llamas, hijo? Seguramente Charlie o Bella saben cómo contactar con los Shuno. – Me sorprendí. ¿Cómo no se me ocurrió eso a mi antes?- Me levanté de un brinco y me puse los zapatos. Mi padre sonrió. Le di un beso en la mejilla. -¡Gracias papa!- Salí a la calle después de mucho tiempo y cogí la moto. Hacía meses que no veía a Alex, pero hoy pensaba escuchar su voz.

Tras conducir una media hora hacía casa de los Swan, aparqué la moto en su jardín. Me quité el casco y llegué a la puerta. Llamé al timbre. La puerta se abrió con Charlie en su interior- ¿Está Bella?- dije antes de que este pudiera decir ni una palabra.- ¡oh! ¡Jacob! No está en este momento, se ha marchado con mi sobrino. ¿En qué te puedo ayudar?- tenía que intentarlo. - ¿Sabes cómo contactar con tu sobrino Joni?- fue lo primero que se me ocurrió- Charlie se extrañó- Si, claro que sé como tengo su número de teléfono. Si quieres puedes llamar des de aquí tengo una tarifa especial que permite llamar a otros países.- dijo orgulloso de ello.- ¡Genial!- exclamé. Corrí al teléfono y Charlie marcó el número. Estaba nervioso. Cada sonido del teléfono hacía que me pusiera más y más impaciente. – Residencia de los Shuno ¿Dígame?- Una voz infantil sonó en el auricular.- Si son encuestas o esas cosas no las queremos, gracias …- Recordé que Alex tenía 3 hermanas menores que ella. - ¿Quién eres?- pregunté- ¡Leo! ¿y tú?- Me reí al pensar que la más pequeña hubiera cogido el teléfono- Leo, guapísima, ¿está Alex?- pregunté ansioso- Si está, pero dime quien eres- suspiré de impaciencia.- Porque si eres Jacob Black tengo ordenes de colgar, papa dice que Jacob es un Capullo- Me enfurecí- oh, oh … he dicho una palabrota… ¡No se lo digas a mi papa! – reí. Era realmente mona.- Mira, si me pasas a Alex no se enterará.- pude oír un “¡UFF!”- Está bien. ¡ Alex levanta el culo del sofá es para ti!- me reí ante la forma tan parecida de expresión entre Alex y su hermana.- ¿Quién es?- oí su voz de fondo. Cerré los ojos para guardarla en mi mente.- ¡Creo que el Capullo!- arrugué el morro pero me reí- ¡AHH!¡No se lo digas a papa!- pude oír la risa de Alex, era tal y como la recordaba. -¡Qué no, pesada!- oí como el auricular cambiaba de manos. - ¿Si?- me quedé un momento en silencio- ¿Alex?- El silencio se apoderó del teléfono.- ¿Jac …?

EDWARD P.O.V:

Después de contar todo lo que Carlisle creía que los nuevos invitados debían saber, Alice secuestro a Bella, quería hacerle un cambio de imagen. Bella me suplicó con la mirada que la ayudara a escaparse pero no fue así. Me divertía ver a Alice y Bella en plena sesión de chicas. Bajé las escaleras. Allí estaba Tanya triste. Me acerqué para ver que le pasaba. - ¿Tanya que te ocurre?- Alzó la mirada.- Clarise y Rosalie no hacen más que atacarme. – me sorprendí ante la noticia. Me senté a su lado.- No te preocupes se les pasará- Se acurrucó en mi pecho. Me sorprendí de eso, intenté apartarla. Una olor vino a mí. Bella se encontraba observándonos con asombro a lo alto de la escalera.



.(Idea original de Stephanie Meyer// Idea del Fic: Ann, Vero y Ale)

1 comentarios:

Maar' dijo...

maginifico capitulo de la fic.
uiuiuiii, que pensara Bella, se enfadara con Edward, PUTA Tanya, que mal me cae, i me cae igual Andrew, o como se escriba, los dos intentan arruinar tan bonita relacion. :@

Ann, muchisimas gracias por subir ;)

Besos (KK)