SECRETOS

miércoles, 23 de julio de 2008

 


ALEX P.O.V:

Habían pasado 2 días des de el incidente. Eric torturaba a Jacob, y de rebote a mí, manteniéndolo a dos metros de mí, o bajo su vigilancia, era la única manera de abrazarnos. Estaba que echaba chispas, en especial después de pillarnos juntos en la habitación en la que había asignado a Jacob aquella fatal noche. Por mi parte, la angustia se apoderaba de mi. Paul hacía dos días que no se sabía nada de él. Había empezado a morderme las uñas. ¿Dónde diablos estaría? Jacob me preguntaba cada dos por tres si estaba bien. Tenía que mentirle. La falta de información sobre Paul me recomía el cerebro. Por consiguiente, Eric tubo la brillante idea de preparar una cita doble: Edward, Bella, mi novio y yo. Ninguno teníamos muchas ganas de pasar todo un día en el centro comercial. Edward y Jacob no se podían ni ver, Bella no era precisamente una fanática compradora, y yo…, yo no estaba de ánimo. A pesar de todo Eric nos convenció. Mientras notaba el aire en mi cara y la calidez de la espalda de la persona a la que más amaba del mundo y la seguridad que me proporcionaba, no podía parar de pensar en mi amigo.

Llegamos a la puerta del centro comercial. Jacob aparcó la moto. De pié nos esperaba mi prima y su novio. Hice un gran esfuerzo pero logré sonreír.-¡Bella!- la abracé.- ¿Preparada para ir de compras?- Bella me miró incrédula, sabía que no tenía ni pizca de ganas.-No te hace ilusión ir conmigo de compras- Dije en tono de burla.-Sabes que no es por ti, además no …- Edward la agarró de la cintura rápidamente. - ¿estás bien?¿Tienes otro mareo?- me extrañé. - ¿Otro mareo?- Bella se inquietó.- No es nada… ya te lo dijo Carlisle…- Dijo Bella mirando a Edward.- La verdad es que Carlisle tiene la mente bastante ocupada últimamente… pero no de cosas que me interesan, Bella.- Mi prima hizo una risita nerviosa. No entendía nada. – Bueno cuanto antes acabemos antes te perderé de vista, así que vamos.- Se dirigió Jacob a Edward. Noté como entrelazaba su mano con la mía-¿Por qué no vamos a comer un helado?- .Propuso no sin dejar de arrugar la nariz, llegamos la heladería y tomamos asiento, Jacob disimuladamente olisqueaba a Bella, sin sinceramente no entendía por qué hacia eso, lo que si podía notar era como el olor de Edward me resultaba más fuerte, Edward no dejaba de estudiar a Bella y Jacob desviaba la mirada observando los desabridos adornos del lugar, de repente mis pensamientos fueron interrumpidos, —que clase de helado les apetece?— pregunto cortésmente Edward, Bella dijo de inmediato con un tono de niña pequeña poco usual en ella —De fresa me encantaría— y efectivamente sus ojos lo hacían notar, Edward sonrió mientras besaba su mejilla — Claro que si, justo lo que deseas, ya sabes tus deseos son ordenes — era en verdad extraño verlos, no recordaba que antes de mi “viaje” a España fueran tan…melosos —Mi niña de que se te antoja?— me dijo Jake — De limón— le dije sin mucha atención. Edward se levanto dispuesto a ir por los helados — Por qué no lo acompañas mi amor, no es que me apetezca oler aun mas a sanguijuela— dijo Jake pero sin tanto veneno como de costumbre, así que Jake también notaba mas fuerte el olor de Edward a que se debería — Esta vez concuerdo con Jacob, sería lo mejor, a menos que mi presencia también te disguste a ti Alex— dijo sin señales de enfado Edward — Claro que no “primito” vamos— entendía el argumento de Jake, pero aun así me parecía que había un trasfondo que no entendía, se quería quedar a solas con Bella y no sabía la razón —Así que mi olor es más fuerte de lo habitual?— me interrumpió Edward —La verdad sí, me pregunto por qué será— el miro dubitativo a Bella— Créeme que me encetaría saber lo mismo— al llegar a la barra no pude dejar de observar a Bella y a Jake, ella estaba incomoda y no alcanzaba a comprender por qué, ¿acaso no eran tan buenos amigos? —tranquila Alex, no pasa nada Jake solo desea saber que le pasa a Bella últimamente, a decir verdad, me tiene de los nervios, es tan frustrante no saber que piensa y he de admitir que tengo la esperanza que Jacob lo averigüe— arrugue el morro — sabes Edward, espiar las mentes ajenas no es nada elegante— Edward se hecho a reír— la familia no se pierde, eso mismo me dijo Bella en una ocasión, pero créeme con tu prima, en ocasiones es la única manera— ordenamos los helados con calma dándole tiempo a Jake de hablar con Bella y al mejor estilo “misión imposible” le sacara lo que mi prima ocultaba, pero Edward cambio de humor — Odio cuando deciden bloquear sus mentes, a caso Jacob no pude más creativo, piensa en cosas impropias solo para obligarme a salir de su cerebro— OH no gruñí en mi interior, ya me imaginaba que “cosas impropias” estaba pensando Jake para que Edward no los espiara.


JACOB P.O.V:


Todos mis instintos estaban en alerta, esperaba que, al Edward alejarse de la mesa, el olor se hiciera más tolerable pero no fue así, Bella llevaba su olor impregnado y no de la forma usual, ella olía tanto como él, como si de repente fuera una de ellos, pero obviamente eso no era posible, si era lo que estaba pensando Bella no deseaba que la sanguijuela se enterar así que en nombre de nuestra amistad bloquee mi mente contra el “don” de la sanguijuela, no me gusto lo que hice pero me vi obligado a pensar en Alex de forma…haber como lo diría Edward “buenos modales” Cullen “forma impropia” por lo menos sabia que así “perfectillo” Cullen saldría de mi mente —Bella tu sanguijuela no espiara mi pensamientos así que habla— la urgí —Jacob Black, que pretendes que te diga, por Dios estoy muy bien Edward tiene a ser un poquito exagerado y lo sabes, en el lo entiendo pero en ti, de veras me sorprende— Bella trataba de desviar el tema pero no lo conseguiría, no con migo si ella era terca yo lo era el doble —Bella cada poro de tu cuerpo emana su esencia y antes que te inventes algo y antes que te inventes algo se que no es de forma habitual, mira Bella no solo somos lobos; acaso no sabes que como “seres míticos y encéntrales” como lo diaria Billy tenemos muchos más talentos?, se lo que ocultas, sé que no quieres que él se entere, pero créeme por más que lo odie tiene derecho a saberlo— la rete Bella solo aparto la mirada —Jacob por favor no lo digas se que debo hacerlo, pero es…aterrador solo dame tiempo si?— rogo mientras clavaba su mirada en mi rostro y apretaba mis manos; solté un suspiro exasperado — Esta bien, pero no tienes mucho tiempo, eso de bloquear la mente cansa, sabias— dije irónico. Terminando mi frase como si hubiésemos estado sincronizados, Alex y Edward volviendo con nosotros, Alex me clavo los ojos, tendría que darle muchas explicaciones — ¿Mas tarde vale?— le dije antes de que pudiera decirme algo mas, mientras Bella y Alex terminaban el helado Edward me miraba tratando de entrar a mis pensamientos, ser buen amigo era tan complicado, cuando tu amiga tiene pésimo gusto para escoger a su novio —¡¡Sanguijuela déjame en paz de una vez!!— le corte, el solo asintió con la cabeza; ahora faltaba lo mas extenuante, las compras de Alex, aunque, no se para que se molestaba; para lo que yo tenía en mente veía mucho mejor el nudismo pensé.- Bueno yo ya estoy…- Dijo Alex. Bella la miró, esta también había terminado. – Necesito ir a la tienda de ropa … - Alex miró al techo y soltó una risita nerviosa. No entendía nada de esa risita. Bella también rió.- ¿Se te han quedado pequeños?- Edward también rió. ¡Odiaba ser el único que no se enteraba de las cosas! Arrugué el morro. Alex rió al percatarse de ello, agarró mi mano y me incitó a levantarme. De pronto me encontré en frente de una enorme tienda de lencería. – Busca algo para mí- me dijo divertida mientras se alejaba a preguntar alguna cosa a la dependienta. Mientras trataba de buscar algo mas…cómodo para Alex, pude ver a Bella arrastrando a Edward de delante de una vitrina, me sorprendí; que podría estar mirando Edward allí?, curioso, pasee la vista y vi un diminuto conjunto de encaje azul en el aparador al tiempo que oía como Bella bufaba — Te verías adorable con él— le decía Edward mientras la miraba detenidamente sin duda de la misma manera que yo lo hacía con Alex, así que no era tan santo después de todo; las mejillas de Bella ardían — madre santa Edward compórtate!!— quería reír jamás pensé vivir para ver el día en que “santurrón” Cullen estuviera libidinoso — Bella, me estoy comportando; solo digo objetivamente que te verías hermosa con eso puesto, ya sabes a pesar de todo soy un hombre, y uno que te ama con todo su ser— ya decía yo, era muy buen cotilleo para ser verdad seguía igual de empalagoso que siempre, mejor decidí concentrarme en Alex esos dos no hacían nada nuevo solo él era empalagoso y Bella roja como un tomate, pero así eran todos los días. Me sobresalté. Alex saltaba a mi lado.- ¿A qué no sabes que he encontrado?- dijo riendo. Reí al verla tan contenta.- A ver- Llevaba una bolsa colgando del brazo. Introdujo la mano, sacó un conjunto y me mostro la marca. Eché a reír.- En cuanto lo vi supe que debía quedármelo- dijo entre risas.- Así que marca “Lobo feroz” ¿eh?- me dispuse a morderle el cuello cuando Bella interrumpió ese momento. La maldecí por un instante.- ¿Nos vamos?- sus mejillas seguían rojas. No aguanté la risa al percatarme de la bolsa que colgaba de la mano de Bella, era de la tienda del escaparate. Mientras reía escuche un gruñido- Jacob es de mala educación espiar las compras de las demás personas- decía Edward sumamente irritado, tranquilo no lo hare mas cuando tu dejes de entrar en mi mente. Noté como Alex ponía cara de extrañada y aún me reí más. Bella agarró a su prima- ¡Bueno vámonos!- parecía un semáforo prohibiendo nuestro paso. Era realmente divertido. Salimos fuera. Me despedí de Bella y Alex del parasito y su prima. Nos dirigimos a la moto. Puse cara pensativo.- ¿Qué ocurre?- reí y me incliné.- ¿Por dónde íbamos?- ella rió. Besé su cuello y seguidamente sus labios. Subí a la moto y segundos más tarde noté las pequeñas manos de Alex alrededor de mi cintura.


ALEX P.O.V:


Mientras íbamos en moto hacía casa de mi hermano, algo llamó nuestra atención. Una sombra nos barró el paso. Jacob frenó de golpe interrumpiendo mis dudas de por qué mi prima olía tanto a vampiro. Jacob emitió un gruñido mientras bajaba de la moto protegiéndome de algún peligro. Me incliné para visualizar mejor que pasaba. -¡Paul!- grité llevándome las manos a la cara. Estaba sucio, lleno de heridas y para mi asombro empuñaba una barra de hierro en la mano.

0 comentarios: