LA ÚNICA VERDAD (parte 2)

sábado, 5 de julio de 2008

 


Nos adentramos en el bosque. Empecé a visualizar una figura a lo lejos, parecía una casa. Cuanto más nos acercábamos, mas podía confirmar mi sospecha. Jacob aparcó justo en frente de aquella hermosa cabaña. Me ayudó a bajar de la moto. Estaba embobada mirando la casita, Me encantaba. Me quité el casco.- ¡Vaya! ¿Dónde estamos? – Le pregunté. Jacob sonrió. – Bueno … es de mi padre … venimos para ocasiones especiales … o simplemente, yo a veces solo vengo para pensar- dijo algo tímido. La verdad lo notaba un tanto raro. - ¡Es preciosa!- Era verdad. Era pequeña pero preciosa. Me recordaba a la casita que teníamos los Shuno en la montaña de los Pirineos, acostumbrábamos a “veranear” allí. – Lo sé- dijo Jacob riendo. De pronto agachó la mirada. – Alex … necesito decirte algo…- suspiré- Si vas a salir corriendo, al menos déjame la moto eh …- lo decía muy seriosamente. Él rió.- Lo siento, prometo no dejarte sola nunca más- puse los ojos en blanco- ¡Vaya gracias por el consuelo!- Su sonrisa se borró de golpe- ¿Jacob, estás bien?- me empezaba a preocupar. Seguramente Jacob Black acababa de perder la única neurona que aún sobrevivía dentro de su cabeza…-Alex, como ya te he dicho, jamás te voy a dejar sola … estaba confundido y por eso me comportaba de esa forma contigo- No entendía lo que me trataba de decir- pero … ahora estoy totalmente seguro de mis sentimientos- puse cara extrañada- ¿Ya vas a luchar por Bella?- Jacob puso los ojos en blanco y suspiró. De pronto me agarró la mano. En realidad empezaba a pensar que estaba borracho perdido o bien, que había sufrido un golpe.- Alex … estoy …- suspiró- ¡imprimido contigo!- No pude soltar una risotada. El chiste era bueno.- ¡Si claaarooo Jacob, porrrsupeestooo! ¡Anda mira una vaca que vuela!- señalé al cielo. Jacob seguía serio.- Alex, te estoy diciendo la verdad…- puse los ojos en blanco- ¡Si claro!- suspiré- ¡Jacob … no tiene gracia de verdad ya vale con la broma!- le miré seriamente.-¿Acaso ves que me estoy riendo?- emití otro suspiro- No, tranquilo, se te da muy bien mentir …-¿No lo entiendes?, ¡¡¡TE – A- MO!!!- volví a hacer la misma expresión- y tu no entiendes el ¡¡¡NO …TIENE…GRACIA!!! –de pronto me agarró por la cintura y me aprisionó contra su cuerpo.-A ver si esto te hace gracia- Sus labios y los míos, nuevamente, se volvieron a encontrar. Por desgracia no pude evitar seguirle el beso. Lo aparté. – ¡¡¡BASTA JACOB!!!- estaba furiosa- Para ya de utilizarme…-dije casi en un susurro- ¡No te estoy utilizando! ¿Qué debo hacer para que me creas?- empezaba a pensar que realmente se había dado un golpe en la cabeza- ¿Lo grito a los cuatro vientos? Está bien. – puse los ojos como platos- ¡¡¡¡¡¡ AMO A ALEX SHUNOOO!!!!!!!- Lo repetía una y otra vez sin dejar de chillar.- ¡Shhhh ,Jacob Cállate!!!!- le supliqué pero él seguía diciendo lo mismo- ¡¡¡ CÁLLATEE!!! – no me hacía caso y empecé a reírme-¡¡¡ARGGG!!! ¡¡¡¡JACOB CÁLLATE YA!!!! – Le agarré de la camisa y le obligue a agacharse. Le besé. Jacob me agarró por la cintura y me alzó obligándome a colocar mis piernas en su cintura. Me seguí besando. Me llevó hasta dentro de casa y me depositó encima de una mesa.

JACOB P.O.V:

Necesitaba sentirla mía. Necesitaba con desesperación poseerla. Esta vez nadie me la iba a quitar, Alex Shuno sería mía. Sin dejar de besarla me quité mi jersey y lo tiré al suelo. Vi la cara de sorpresa de Alex, pensé que quizá estaba hiendo demasiado rápido. Pero la necesitaba, anhelaba cada parte de su cuerpo, cada parte de ella. De pronto me sorprendí; Alex alzó los brazos, le saqué el jersey y la continué besando. Le besé el cuello y los hombros. Nuestras respiraciones estaban cada vez más aceleradas. Me desabroché el cinturón y seguidamente los pantalones, Alex me imitó. Ambos quedamos en topa interior. Volví a alzarla de nuevo agarrándola de los glúteos. Me dirigí hacía la cama de mi habitación Ella seguí besándome los labios y el cuello y acariciándome el dorso. Caímos en la cama. Alex quedó justo debajo de mí. Se veía hermosa. Las ganas de poseerla aumentaban por momentos. Le besé el ombligo. Rocé todo su cuerpo hasta llegar a su boca- Te amo- le recordé, la voz sonó entre cortada a causa de la excitación. Ella me respondió con la respiración muy acelerada- Te amo …- Me encantaba oír eso de su boca. La besé. Le desabroché el sujetador. Realmente sus senos desprendían belleza. Coloqué mi mano en su rodilla y lentamente acaricié cada parte de ella hasta llegar a su cuello. Ella se mordió el labio y cerró los ojos. Agarró mi cabello y me besó apasionadamente, seguidamente noté sus labios en mi cuello y luego en mi pecho. Acarició cada parte de mí y besó cada parte de mi cuerpo. De pronto casi en sincronización nos sacamos la última prenda que cubría nuestros cuerpos. La aprisioné contra mí y mis manos recorrieron su espalda. –Te amo- temía que lo olvidara así que se lo recordé nuevamente. Ella sonrió. Los dos teníamos una respiración demasiado acelerada. Fundí mi cuerpo en el de Alex, ahora éramos un solo ser. Noté las uñas de Alex en mi espalda, seguramente le estaría haciendo daño, me preocupé. Ella Jadeo, parecía un jadeo de dolor y de placer, una extraña combinación que me gustó. Un jadeo fue emitido por mi voz recorrí, nuevamente cada parte de su cuerpo perfecto. Sin duda alguna era nuestro destino ser uno solo. - ¿estás … bien?- le pregunté con la voz, nuevamente, entrecortada. La besé en la frente. Ella asintió con la cabeza. – Sí, estoy bien- me besó.

Desperté. Temía que esto solo hubiera sido un sueño. De pronto noté que alguien reseguía mi pecho con un dedo. Me incliné y allí estaba con mi camiseta puesta. - ¿Me crees ahora? ¡Si quieres hacemos otra demostración! – le dije riendo. Ella estaba roja como un tomate- ¿Qué tal has dormido?- ella rió- ¡ Apenas he pegado ojo!- me preocupé- ¡Te hecho daño!... ¿Es por qué he roncado?- Ella se rió aun más que antes- No, Jacob, no, tranquilo estoy bien- seguía sonriendo- y tus ronquidos me gustan. Es solo que estaba asimilándolo todo.- Se acercó a mi cara- Te quiero- me encantaba oír esas palabras. Sus labios volvieron a tocar los míos. Los entrelazamos con una ternura jamás experimentada. Sin duda jamás dejaría escapar a Alex Shuno de mi lado.

ALEX P.O.V:

Aún me costaba asimilar tanta felicidad. ¡¡¡Era todo tan mágico!!!. Pero, algo estropeó ese momento, mi teléfono móvil sonó.- ¡Maldición!- dijo Jacob. Vi que se trataba de mi hermano Eric así que lo cogí- ¿Si?- pregunté- ¿¡¡¡¡ SE PEUDE SABER DÓNDE ESTÁS!!!!? – Aparté el teléfono de mi oreja. Aún no quería quedarme sorda. –estoy … estoy bien …- le dije con miedo- ¿POR QUÉ NO HAS DICHO QUE NO VENDRÍAS A DORMIR?- Eric estaba furioso. Miré a Jacob que empezaba a vestirse.- ¡VEN A CASA AHROA MISMO! ¡HA OCURRIDO ALGO!- lo noté preocupado- pero…- ¡HE DICHO QUE YA!- colgó el teléfono ¿Qué habría pasado para que Eric estuviera así?- ¿Qué ha pasado?- Preguntó Jacob- Jacob … ¿me puedes acercar a casa de Charlie?- él arrugó el morro-¡Esta bien vamos! Pero … ¿me devuelves mi jersey?- sonreí. Me lo quité y se lo di. Empecé a vestirme pero no encontraba mi jersey por ningún lado.- ¿Jacob, has visto mi jersey?- dije mirando debajo de la cama- ¡Me sienta bien este color! ¿verdad?- Jacob lo tenía en las manos y se reía. Me reí y puse los ojos en blanco- ¡Anda dame eso!- Le dije. Él negó con la cabeza. Le fulminé con la mirada- ¡Jacob, dámelo! – se puso a correr por la cabaña con mi jersey en mano- ¡NUNCAAA!- se reía. Empecé a perseguirle. - ¡DÁMELO!- me reí- Con una condición- arrugué el morro- ¿Cuál?- puso la boca en forma de beso. Me reí. Parecía un niño y eso me hacía gracia. Me acerqué.- ¿Dónde lo quieres? … ¿aquí?- Le besé en la mejilla derecha. Noté como él cerraba los ojos.- ¿aquí?- besé su mejilla izquierda- ¿Aquí?- rocé mis labios en su cuello- O quizá … ¿aquí?- Besé sus labios y él me aprisionó contra su cuerpo. Aproveche la ocasión para robarle el jersey y lo aparte y salí corriendo mientras me lo ponía. - ¡TOMA ESA! ¡ Vencí al lobo! – dije entre risas- ¡Bah porque me dejé! – dijo mirando al cielo. Me agarró la mano y nos dirigimos a la moto. Justo cuando me dispuse a sentarme agarró mi brazo. Me aprisionó nuevamente contra él y me besó. Empezaba a acostumbrarme a sus besos. Eran como mi nuevo oxigeno. Agarré su cintura. Me sonrió, volvió a besarme, nos colocamos los cascos y me acurruqué en su espalda.

Estábamos llegando a casa de Charlie. Eric me esperaba impaciente en la entrada. En Cuanto nos vio llegar corrió hacia mí. Me quité el casco. Empezaba a preocuparme.- Alex, Jensen …- Puse los ojos como platos- ¿Ya viene?- Eric asintió con la cabeza.

(Idea original de Stephanie Meyer// Idea del Fic: Ann, Vero y Ale)

2 comentarios:

Yukiko ~ ♪ dijo...

Hii! Bueno, llevo unos dias siguiendo vuestra historia y he de decir que me gusta mucho, y voy a seguir leyendo los nuevos trocitos que subais.
Por cierto, este trocito os ha quedado genial ~ x3
Espero que sigais subiendolos como hasta ahora ~~ :3

Ani dijo...

Nenaa lo que lei me quede O_O asii me quede te lo juroo!! como molaa estaa noche lo leoo mas tranquila desde el principio , prima xDD




besooos gracias por toda tu ayudaa!!! corazon de meloon