EL MOMENTO (parte 2)

jueves, 17 de julio de 2008

 


Tras horas observándonos sin decir palabra tan solo con caricias me di cuenta que Edward en realidad me amaba, que no tenía porque dudar de su amor por mí. Mi cuerpo y el suyo habían sido uno solo. Le besé la frente y le acaricie la mejilla. Me ayudó a levantar con una sonrisa. Lo abracé temía que si me alejaba de él tan solo por un instante moriría de pena. – Te amo- le susurré. Con una sonrisa me besó en los labios.

ANDREW P.O.V:

Algo en mi interior acaba de romperse. Esa humana acaba de despertar un nuevo sentimiento en mi interior. Estaban allí juntos, rozando sus cuerpos, formando un solo ser perfecto y en plena harmonía. Una vez más Edward Cullen me había robado algo sumamente importante para mí. ¿Sumamente importante? ¿Andrew qué demonios te ocurre?. Seguí observando cada parte del cuerpo de Bella; mi corazón a pesar de ya no cumplir su función, estaba rompiéndose como si de cristal se tratara. ¿Qué clase de humana era? Bella despertaba en mí sentimientos que apenas recordaba. Me giré, no podía continuar viendo mi fracaso. Aún así no pensaba rendirme. Bella Swan debía ser mía, y Edwrad, mi mayor enemigo, tendría que ser aniquilado para ello. Su sufrimiento sería mi felicidad, la perdida de Bella su perdición, y para mí quizá el regreso de mi alma.

Debía cambiar de táctica. Debía demostrar a Bella que yo era la mejor opción, qué era mejor que Edward, aun que para ello tuviera que convertirme el mejor amigo del más perfecto de los Cullen. No soportaba la vida tan feliz que a Edward le había tocado vivir. ¿Por qué todo era tan fácil para él? ¡Yo también merecía ser feliz! Me estaba volviendo completamente loco. Bella Swan, una simple humana, estaba haciendo que deseara con más entusiasmo el éxito de mi plan; despertaba en mi interior cada sentimiento dormido. – Lograré poseerla- me juré a mí mismo. Me dirigí a la casa de Carlisle dónde Tanya esperaba noticias que seguramente no le gustarían.

STEVE P.O.V:

Desde la llegada a Forks mi hermano se comportaba bastante extraño. Siempre se había llevado bastante mal con Edward Cullen, su envidia hacía él era enorme. Debido a nuestro pasado Andrew pensaba que la vida era injusta y horrible. Muchas veces tan solo creía que se mantenía en vida por trazar un plan para que los mas suertudos que nosotros sufrieran tanto o más que nosotros. Estaba preocupado por mi hermano, pero aún así en estos momento algo mucho más importante estaba sentada junto a Rosalie y Emmett riendo a carcajadas. Tenía la sonrisa más hermosa que jamás pudiera haber imaginado. En cuanto la vi, me quedé prendado deseaba con ansia su cuerpo. Jamás había sentido tal cosa por alguien. Clarise Shuno, era realmente una cazadora, tan solo con sus ojos dorados había logrado que cayera en sus redes. Me acerqué a ella. Dilató sus pupilas y se alejó. Seguí persiguiéndola. Le agarré del brazo y la empotre contra la pared, donde la encarcelé con mis manos apoyadas en la pintura. Me miro con incredulidad, me encantaba sentir que me rechazaba ¿me estaba volviendo masoca? Noté como en sus blancas mejillas algo parecido a un sonrojo se pintaba en ellas. De pronto sus ojos sorprendidos se endurecieron. - ¿Se puede saber que haces?- Al ver sus labios moverse algo en mi se movió , deseaba esos labios, y los deseaba ahora. – Solo quiero hacer esto.- puso cara extrañada y besé su labio inferior. Contemple su rostro al apartarme. Volví a besarla pero esta vez su labio superior se deslizó por los míos. Fue un beso apasionado aprisioné su pecho contra el mío. De pronto sus manos bruscamente me apartaron. -¿Qué te has creído maldito parásito?- noté la mano de Clarise en mi mejilla.- ¡AAAAUUU!- eso realmente había dolido. Clarise se estaba marchando. Yo con sus dedos marcados en mi mejilla salí a buscarla. La giré bruscamente y la volví a besar. Clarise de nuevo me aparto. Cómo estaba disfrutando este juego, esa cazadora seria mi perdición, pero como nunca antes estaba determinado a conseguirla, mientras se volvía a alejar le dije -Puedes fingir, pero sé que te ha gustado tanto como a mi - ella se giro y pude observar una media sonrisa, -quizá, nunca lo sabrás – Definitivamente Clarise algún día sería parte de mí.


*España*


ALEX P.O.V:

Estaba absolutamente desesperada no veía como salir de esa prisión. Joni me prometió que me ayudaría. Estaba agotada, las continuas luchas, y pelas con mi padre no cesaban. Hoy debía aparentar la familia feliz, que no éramos. La boda de la prima de papá, hermana de Peter debía ser perfecta. Mi padre, como padrino de boda, debía aparentar. Sus saludos de oreja a oreja a los demás me hacían entrar nauseas. De repente una mano tiró de mí- ¡Joni!- exclamé. Agarró mi mano y depositó algo parecido a un sobre, en mi mano.- ¡Cuándo yo te diga, corre!- me quedé extrañada. Joni señaló al final de la calle. Allí me esperaba un taxi. Joni volteo a mirar a papá. Me besó en la frente y dijo- Corre, yo lo entretengo, dale recuerdos Eric y Clarise. ¡Vamos!- dijo susurrando. Lo comprendí al instante. Joni lo había planeado todo. Me saqué los tacones y corrí hasta el taxi. Esperaba llegar a tiempo antes de que Marcus se diera cuenta de mi ausencia.


JONI P.O.V:


Por fin había hecho algo bien, ahora Alex estaba camino al aeropuerto y yo debía seguir mi plan, tendría problemas era obvio peor bien valían la pena, le guiñe el ojo a Jensen y este ya al tanto de todo comenzó la segunda fase del plan, - papá creo que desearías decirle a todos lo buena y hermosa familia que somos - pique, mi padre se puso libido, estaba tan blanco que por un momento temí un colapso en lugar de una reprimenda, -papá ya todos saben cómo entrenamos -siguió Jensen

Mi padre ahora no respiraba solo se llevo la mano a la cara y aprisionó el puente de su nariz con los dedos, estaba haciendo un gran esfuerzo por parecer racional y civilizado. A lo lejos vi a Peter observarnos con ojos suspicaces y acercarse a nosotros,-¡Oh Marcus! creo que debes saludar a mi padre ,de verdad- dijo cordialmente y mientras se lo llevaba giro sutilmente hacia nosotros al tiempo que articulaba sin sonido -y Alex? -ya más tarde todo se sabría, por lo menos estaba seguro que mi hermana no era tan tonta como para dejarse encontrar.


JACOB P.O.V:

Ya nada valía la pena. Para que salir si Alex no vendría con migo, para que subir en la moto si ella no estaría aferraba a mi cintura, nada importaba, ¿porque la vida o mejor dicho el destino era tan injusto? me había separado ya dos veces de mi único amor, de la felicidad, por que el maldito universo conspiraba contra mí?, me tire una vez a la cama, luego de por enésima vez haberle dicho a Eric que se fuera. De verdad podía ser insistente, y contrario a lo que yo quería solo se planto junto a la puerta de mi habitación para asegurase que no saliera según el ha hacer una locura.

De repente como si una magia extraña obrará en mi interior sentí la esencia de Alex junto a mí, como si pronto pudiera tenerla de nuevo con migo, su imagen se dibujo en mi mente y por un breve momento olvidé el dolor solo había felicidad por imaginar a Alex e nuevo a mi lado.


ALEX P.O.V:


Llegué al aeropuerto. Corrí hacía la pista donde me esperaba el avión. La azafata me invitó a pasar. Me senté en mi lugar. Al lado tenía una adorable viejecita que me ofreció una sonrisa. Recé para que mi padre se diera cuenta de todo cuando ya fuera demasiado tarde para detenerme. Por seguridad no debía llamar a nadie. -¡Jacob espérame!- pensé para mis adentros.


MARCUS P.O.V:


Hablar con Peter era sin duda muy agradable, vaya este si era un chico agradable comprometido con su misión, un excelente cazador, guiado por las viejas costumbres, a decir verdad no entendía muy bien su amistad con el fracaso de hijos que yo tenía, al pensar en eso recordé a Alex, aun no habíamos discutido y conociéndola eso era bastante extraño, -¡¡¡Alex!!!- vociferé -¿te encuentras bien Marcus?- cuestionó atento Peter - mi hija hace rato no la veo- dije como el padre preocupado que soy - Oh no te preocupes ha de estar con las demás chicas- trató de tranquilizarme, Peter -sabes que mi hija no es precisamente como las demás chicas - admití - Si lo sé, créeme lo sé muy bien, pero siempre hay una excepción, deben estar hablando de ropa o algo por el estilo, Alex adora las compras- dijo sonriente Peter, el era quién debía seguir con la tradición familiar cada día maldecía que Alex se hubiera imprimado por ese chucho y no por Peter un gran cazador como nosotros, en ese momento vi con el rabillo del ojo como Peter hacia señales disimuladas a Joni y todo estuvo claro Alex ...se había escapado. Me enfurecí, pero dado el lugar y las circunstancias disimulé -¿lo sabías verdad?- inquirí a Peter -¿saber qué?- me dijo confuso -que Alex se escapo-dije con una sonrisa para disimular.-¡oh! Marcus estás paranoico ¿cómo se va a escapar Alex?, ¿acaso era tu prisionera?- si solo el supiera que así era, -tienes razón, pero he de hablar con mis hijos, con permiso- me despedí, Peter no tenía la culpa de lo que hicieran mis hijos solo como un buen amigo los había ayudado sin saber nada. Pasé al lado de Joni -buen intento, pero ustedes mocosos no son más listos que yo, se olvidaron que en cuanto Charlie la vea lo sabré también yo- Joni se puso serio y con odio en la boca me dijo -¿y acaso crees que Alex es tan tonta como para ir a Forks?, reacciona ,Jacob no es lo más importante, ni la razón principal. Solo deseaba alejarse de ti y tu maldita presión- gritó haciendo que todos voltearan a vernos, yo me mantuve en mi sitio ya arreglaría más tarde con Joni y Jensen su traición ahora debía llamar a Charlie si ella fue a Forks el me lo diría.


ALEX P.O.V:


Me quedé dormida en el avión. Una azafata me despertó.-Señorita hemos llegado- dijo amablemente. Sonreí- ¿Ya han pasado 12 horas?- la azafata asintió con la cabeza.- Por favor asegúrese de ponerse el cinturón, vamos a aterrizar.- Estaba impaciente. Coloqué el cinturón alrededor de mi cintura. En menos de 10 minutos las ruedas del avión aterrizaron en la pista. Corrí a la puerta de salida. Respiré mirando al cielo, como no, nublado, de Forks. Bajé las escaleras. Debía pensar en el método para llegar a La Push lo antes posible.


(Idea original de Stephanie Meyer// Idea del Fic: Ann, Vero y Ale)

1 comentarios:

maar' dijo...

Ann & Ale, felicidades por tan asombrosa fic, me encanta, es hermosisima, seguir escribiendo, ee, que como aya un dia que no escribais, sere cadaver de neofito X.X
enfin... besos (K)

maar'